Español|Galego
COLEGIO LUDY: PEQUEÑA HISTORIA DE UNA GRAN HISTORIA.

Medio siglo presentes en la historia de la educación ferrolana, a su vanguardia siempre, sería un primer punto a considerar: tan largo periplo no puede ser fruto de la casualidad o de la improvisación. A partir de un proyecto educativo con vocación innovadora de nuestra fundadora, Ludivina Lamas, el centro, habrá de conocer sucesivas etapas, primero como centro privado y, más tarde, colegio concertado, para culminar su brillante trayectoria como Cooperativa de Profesores, un fecundo encuentro de veteranos a prueba de desafíos docentes y un plantel de jóvenes profesores, aportando savia nueva a nuestra empresa común: una enseñanza de calidad al servicio del Niño.

¿Cuál sería el marchamo, la huella que nuestro colegio ha venido dejando en su largo camino? Apuntaríamos dos como troncales: su alto nivel formativo y un estadio muy particular de convivencia entre los tres frentes básicos del hecho educativo: nuestros niños, sus familias y el profesorado, cuya misión no es otra que educar e instruir a los primeros, colaborar con los segundos en formar unos ciudadanos del mañana inteligentes y felices y, no menos importante, trabajar todos juntos, en equipo, en busca de nuevas soluciones para los viejos problemas a pie de aula, a pie de centro y a pie de sociedad.

Es nuestra aspiración el "Educar para la Vida". Ello conlleva asumir una altísima responsabilidad para un profesorado en continua formación, al compás de un desarrollo tecnológico que no para de crecer y de multiplicarse.

Entusiasmo, Amor, competencia profesional...Ello todo quedaría reducido a palabrería promocional si no nos avalaran unos resultados, llegado el momento de pasar el Rubicón de la Educación Secundaria Obligatoria y aún más allá. Adscritos al IES Concepción Arenal, nuestro alumnado han confirmado y, con frecuencia mejorado los resultados de las evaluaciones, de carácter continuo, que venían alcanzando mientras estuvieron confiados a nuestra tutela.

Exigimos a cada niño lo que puede dar y lo ayudamos a conseguirlo, siempre cerca de la familia y del entorno natural del alumno. Quizás sea ésa nuestra fórmula secreta para el éxito y para el legítimo orgullo que hoy sentimos al proclamarlo.

Medio siglo preparándonos para mirar el futuro con serenidad y confianza, a la luz y la ilusión de la conciencia: todos para el Niño, con el Niño como fin, como principio y como medio.

Gracias a todos y adelante: estáis en vuestra Casa de Docencia.

Profesor José Torregrosa